En investigación la muerte de los dos jóvenes en Tibú

Continúa la investigación de los dos jóvenes (uno de 12 y otro de 18 años) que fueron asesinados el pasado viernes en Tibú Norte de Santander, acusados de ladrones.

El pasado viernes un niño de 12 años y un joven de 18, que serían de nacionalidad venezolana, fueron asesinados presuntamente por un grupo de civiles armados sin identificar, minutos después de que comerciantes del municipio de Tibú, en el departamento del Norte de Santander, maniataron a los jóvenes y los grabaron, acusándoles de haber entrado a robar en el establecimiento.

Los comerciantes, en vez de llamar a las autoridades, ataron a los dos jóvenes de las manos, los sometieron al escarnio y documentaron la retención ilegal en un video que circuló en redes sociales. Posterior a ello un grupo armado retiene a estos jóvenes, para más tarde aparecer sin vida.

El hecho fue condenado por diversos sectores como la ONU, además, se ha anunciado la recompensa de 100 millones de pesos, para quien aporte información sobre el asesinato. La investigación, según indican los medios locales, apunta en dos direcciones: el Frente 33 de las disidencias de las FARC o la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Desde Venezuela, el fiscal Tarek William Saab, le envió una carta a su homólogo colombiano en la que le solicita que sean esclarecidos los hechos y determinadas las responsabilidades en el asesinato de dos niños presuntamente de nacionalidad venezolana.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted, en la oportunidad de extenderle un cordial saludo y […] hacer referencia a los hechos […]. En tal sentido, […] mucho estimaría su valiosa cooperación, a objeto de dar inicio a la investigación penal correspondiente para el esclarecimiento de la situación ocurrida y el establecimiento de las responsabilidades a que haya lugar. Agradeciendo la deferencia que se sirva brindar al citado requerimiento, quedamos a sus gratas órdenes”, dice, en síntesis, la carta de Saab.

Los cuerpos de las víctimas –de origen venezolano– fueron trasladados este lunes a las instalaciones de Medicina Legal en Cúcuta, Norte de Santander, tras completar cuatro días en la morgue de Tibú, donde el complejo panorama de orden público por la presencia de varios grupos ilegales impidió que familiares o conocidos se acercaran a dar pistas de su plena identidad. De hecho, no se sabe aún si sus allegados saben de su asesinato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.