La primera patrullera trans enfrenta cargos por presunto hurto

La patrullera Andrea Cortés Guarín, se enfrenta a un proceso penal por hurto agravado ocurrido en el centro comercial Titan Plaza.

Una de las cámaras de seguridad instaladas en una de las droguerías ubicadas dentro del centro comercial Titan Plaza, se observa como la patrullera, guarda un objeto dentro de una bolsa y según el relato de la vendedora, este producto no habría sido pagado.

Los hechos se registraron el 23 de junio, en horas de la noche, según la denuncia instaurada por la persona que atendió a la patrullera Andrea (la noche de los hechos), señala que: «siendo las 7:35 p.m. ingresó al local una femenina, quien portaba un uniforme de la Policía Nacional, quien indagó por unos productos de belleza, la misma hizo un recorrido por el local y posteriormente se acercó a la caja para cancelar una caja de gasa y un sobre de migriñon por un valor aproximado de $13.000.»

Momento en el que se registró el presunto hurto

La patrullera Andrea Cortés, es reconocida por ser la primera mujer trans en el cuerpo de la Policía Nacional, acción que no ha pasado desapercibida y que abre la inclusión en la agenda de la institución.

Este lunes – 4 de octubre – se desarrollará el proceso y se conocerá la decisión adoptada por la Policía Nacional frente al caso. La audiencia está citada en la misma estación de Policía donde se realizaron las audiencias de imputación de cargos y la de descargos. En esta última la patrullera Andrea Cortés no aceptó los cargos.

La uniformada narró que el día de los hechos llegó al lugar con otra compañera, Policía, pero que ella estaba de civil. Andrea fue con su amiga a adquirir unos productos que requerían.

De acuerdo con el testimonio de la patrullera, en la audiencia y que conoció este diario, la uniformada narró con respecto a la crema: «Le digo que sí, que me la llevo. (…) Entonces ella (la vendedora), me pasa una bolsa para que yo empaque los productos cancelados. No sé si por razones del covid ella no empacó», se lee en el documento.

La patrullera Andrea ha señalado que ella nunca tuvo la intención de llevarse la crema sin pagar, que jamás lo habría hecho, porque «no es una ladrona y que su función es salvaguardar y velar por los derechos de los ciudadanos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.