Sigue en la mirada gris una de las mejores profesiones

Hoy, nuestra columna de opinión es un misterio.

Hace 6 años me gradué como Licenciada en Pedagogía Infantil, motivada, y con mucha responsabilidad, me enfrento a la practica, es una excelente oportunidad, así que me dirijo a un colegio privado, donde todos mis conocimientos no son tenidos en cuenta, no valoran al docente, un negocio donde el dueño gana a costillas del empleador, largas horas de trabajo, grupos hasta de 30 y 35 niños en un solo salón, se dictan todas las áreas, se debe saber de todo, hasta lavar los baños de la Institución por que si no entonces te tachan de falta de vocación, falta de pertenencia con la Institución.

En caso de no aceptar, llegan a recibir la vacante con menos sueldo.Es ahí donde observo y me desmotivo; tanto estudio, tanto trasnocho, tanto dinero para capacitarme cada día más y demostrar mi vocación, para allí frente a la practica nadie te valore, nadie se de cuenta de lo que verdaderamente es una docente.

Hoy una desempleada mas, en el gremio donde por situaciones de la actual pandemia del Covid-19, han cerrado colegios, jardines, el dicho que se ha venido presentando constantemente ‘ya no se les puede pagar el sueldo de antes. Por la pandemia no puedo ir a dictar’.

Clases particulares, por el miedo al contagio, entonces nuestra labor de enseñar desde la infancia para ser parte de ese proceso de crecimiento dónde quedara.

Siempre que he presentado el examen de admisión al estado resulta que invertí semanas estudiando, dinero en la compra del pin, trasnocho, desgate físico y mental para saber que cuando salgo del examen, me entero que el día anterior, ya estaban vendiendo los resultados.

Que desilusión, sin embargo, tengo la satisfacción de haber dado todo de mi, en otra oportunidad. Cuál oportunidad, si con la corrupción de este país, ingresan a las instituciones publicas por rosca, pagan para ingresar, es muy frustrante. Vuelvo y me pregunto, los docentes que preferimos instituciones privadas, ¿Cuando nos vamos a tener en cuenta? dónde están esas «ayudas». Ningún trabajo es deshonra , el dicho popular, que no creo que cualquiera puede ser docente, de que acepte el sueldo, desde que pueda manejar a los niños.

Cualquiera puede enseñar. Ahora que me dicen de aquellos docentes que son pensionados del distrito, y aun siguen trabajando en el institutos privados, quizás por necesidad, avaricia, entre otras situaciones que se puedan presentar. Quitando la oportunidad a otros docentes que anhelamos tener un colegio digno donde trabajar.

No es intolerancia, es impotencia y frustración, se tiene la vocación, el conocimiento, la responsabilidad, pero también se tiene la incertidumbre y el desanimo de continuar ejerciendo.

Nicole Dorado

Comunicadora Social y Periodista con conocimientos en la elaboración, análisis y formulación de diferentes mensajes para las diferentes audiencias y medios de comunicación. Habilidades para la producción de mensajes a través de redes sociales, diseño e implementación de proyectos transmediales, creación de videoclips, notas periodísticas. Con experiencia en redacción de crónicas, columnas de opinión, cuentos, noticias y edición de medios digitales. Manejo de los diferentes programas de Adobe Systems Incorporate como; Illustrator, Photoshop, Audition, Premiere, After effects, InDesign. Facilidad para el trabajo en equipo, cumplimiento de objetivos y relaciones interpersonales para las soluciones comunicativas de los diferentes públicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.