Los tapabocas protegen de la transmisión del COVID-19, Pero, ¿no todas por igual? ¿Cuáles son más eficientes?

Según el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EEUU, si todo el mundo las usara, este virus, «estaría bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”. Un estudio comparó cubrebocas caseros, pañuelos plegados y otras protecciones

Img: Infobae

Cada vez se demuestra la utilidad de las mascarillas en la lucha contra el COVID-19: cualquier forma de barrera ayuda a prevenir la transmisión, aun si la persona contagiada se halla cerca de otras.

La gran protección que brindan es a los demás: impiden que las microgotas que contienen coronavirus se expandan demasiado lejos en el aire, y en demasiada cantidad. Pero también hay evidencia de que protegen a quienes la usan de la absorción de esas partículas de otros.

Img: Infobae

Debido a que en Estados Unidos el contagio volvió a los niveles de los peores días del pico de la pandemia, en abril, el director del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), Robert Redfield, dijo en una videoconferencia la Asociación Nacional Médica (AMA): “Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”.

Fuentes consultadas: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.